08 octubre 2010

Cuentas "calderilla", ahorro en pequeñas cantidades

Son cuentas ahorro vinculadas a una tarjeta que permiten ingresar el cambio cuando se pagan con ésta cantidades superiores a 15 euros.

Siempre que se paga en un establecimiento con tarjeta, es posible ahorrar la calderilla. La mecánica de este servicio consiste en cargar la cifra redondeada -hasta su inmediato superior múltiplo de cinco- en la cuenta del cliente, y destinar la diferencia a una cuenta ahorro. Permiten ingresar el cambio cuando las compras abonadas con "dinero de plástico" superan los 15 euros. Se trata de cuentas remuneradas al 5% TAE, y son gratuitas, aunque para beneficiarse de esta nueva aplicación hay que ser titular de una tarjeta de débito o crédito asociada a la cuenta.



La hucha en el banco

¿Qué hacer con el cambio, con "la vuelta" cuando se realiza una compra? Cuando se paga en metálico y devuelven calderilla, por regla general ésta acaba en un bote o en una hucha, donde se guardan las monedas hasta que hay suficientes como para ingresarlas en el banco o comprar cualquier capricho. Las entidades proponen realizar esta misma operación de ahorro con los pagos hechos en "plástico" y convertirse en la alcancía de los abonos con tarjeta.


La idea proviene de Estados Unidos, y es en realidad una cuenta ahorro vinculada a la tarjeta con la que se realizan las compras. La dinámica de ahorro es sencilla: cuando se va a pagar, en la tarjeta se carga la cifra redondeada (hasta su inmediato superior múltiplo de cinco); la diferencia, el cambio o calderilla, es lo que se destina al ahorro. Permite al usuario ahorrar desde el momento en que se efectúa la compra ya que el abono de las aportaciones se realiza a diario.


Un ejemplo práctico puede mostrar de modo claro su funcionamiento:


Si se paga en un restaurante una comida familiar cuya factura se eleva a 121 euros, el ingreso en esta cuenta sería de 4 euros, ya que es el resto hasta llegar a 125 euros. Esta última cantidad es la que cargarían en la tarjeta del titular, la suma de:


•121 euros para pagar la comida.


•4 euros, la vuelta, destinada a la cuenta ahorro.
 
Para seguir leyendo el artículo completo, ir a CONSUMER.ES

No hay comentarios:

Cargando...