09 octubre 2011

HUERTOS URBANOS Y GRUPOS DE CONSUMO DE PRODUCTOS LOCALES, UNA ALTERNATIVA PARA UN MEJOR APROVECHAMIENTO ECONOMICO LOCAL

Ante la crisis económica, el desempleo, el aumento de los precios de la canasta familiar, surgen como alternativa, el trueque, como ya hemos hablado en otras ocasiones.

IMAGEN DE ADN.ES
En este caso, vamos a comentar una corriente que cada vez es mas visible, en muchas ciudades, como ser microemprendedor agrícola. Su funciòn es hacer llegar los productos a nivel local, a los vecinos más próximos y también, intercambiar con otros agricultores, su excedente. Su parcela, con muy pocos metros cuadrados, y casi al lado o en la ciudad, los hace mas accesibles y con productos frescos y sin costos de intermediarios, directamente de la "huerta a la mesa" es la consigna. Se hace un comercio mas justo, tanto para el agricultor y para el consumidor, puesto que se cultivan productos de estación, conservando las propiedades naturales del producto.

Entre los mismos agricultores, se intercambian productos excedentes, originando así, el trueque como alternativa económica.

En países como USA, UK, y Sudáfrica, ya existen webs que con registrarse y colocar su número de código postal, entra en una plataforma con un listado de productos excedentes para tu zona y ponen en contacto entre los diferentes agricultores.

Otro movimiento que va en crecimiento es el de los grupos de consumo. Los grupos de consumo son personas que se reúnen para comprar directamente a los productores y gestionar la distribucion entre sus miembros, ya sea a través de asociaciones de vecinos, en barrios o en webs a nivel provincial, como ejemplos tenemos a La Repera, en Cataluña; La Rehuerta o Bajo el Asfalto está la Huerta, en Madrid; Asturias Sostenible, en Asturias; La Ortiga, en Sevilla; La Breva, en Málaga; o Ecoagricultores, en Extremadura. 



 La función es organizarse, en locales y repartirse las tareas como contactar con los productores locales, realizar los pagos, u organizar la distribuciòn en cestas semanales. Se consumen productos agrarios como hortalizas, huevos, leche o miel, pero también es posible comprar productos de limpieza e higiene personal ecológicos, legumbres, pastas y bebidas.


«Con estas iniciativas no solo se consigue una alimentación mucho mejor, también se invierte en una estructura comercial responsable, se conoce el origen de los productos y se rescata la olvidada agricultura local», explica José Luis Fernández, alias Kois, representante de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y miembro del grupo de consumo Los Pinos. «Es muy probable que si decides participar en un huerto urbano acabes formando parte de un grupo de consumo e intentes favorecer la compra de productos de agricultura local. Cuando tomas consciencia ambiental y adviertes que algo va mal en nuestra forma actual de comprar y gastar, no hay vuelta atrás», concluye.(1)



PASOS PARA SER UN "GREEN TRADER"
1. PRIMERAS INICIATIVAS
Proponer al ayuntamiento que ceda terrenos cercanos a la ciudad para el cultivo de huertos ecológicos comunitarios o ponerse en contacto a través de la web de Madrid oBarcelona para hacerse socio de cualquiera de ellos.
2. CREAR UN GRUPO DE CONSUMO
Hace falta contar con un número mínimo de familias o unidades que lo compongan. Los proveedores acostumbran pedir un gasto mínimo semanal de unos 150 euros y suele cubrirse con 10 familias. También hay que hacerse con un número de identificación fiscal para poder facturar a los proveedores. La mayoría de estos grupos optan por crear una asociación sin ánimo de lucro.
3. SELECCIONAR BIEN
Un debate que ha de quedar claro desde el principio es si prima lo ecológico y lo cercano frente al precio y si se comprará a un distribuidor o directamente al agricultor. Para los que no quieren complicarse la vida, se puede optar por crear un huerto propio en casa. En Family Farm ofrecen el kit completo y en Huerto City lo diseñan a medida.
4. ORGANIZACION
Es necesario encontrar un espacio como un centro cívico o una asociación de vecinos donde realizar los pedidos, encestarlos, llevar las cuentas u organizar los repartos, entre otras actividades. No se debe descuidar dividir las tareas entre los socios, buscar los proveedores adecuados y establecer los criterios de compra entre todos.

(1)Fuente: EL PAIS

No hay comentarios:

Cargando...