19 diciembre 2012

7 Hábitos que la gente eficiente no tiene

hábitos ineficientes

Buscando unos datos por la red, he dado con este blog que me pareció muy útil el cual rescato este post que a muchos nos va a venir muy bien, si eres de esas personas que nunca te alcanza el tiempo para hacer las cosas y disfrutar del día.

No somos eficientes, producto de un patrón de comportamiento que venimos arrastrando durante mucho tiempo, que son los que nos boicotean nuestra organización y también claro, nuestro estado de ánimo.
Para ello nos remarca 7 puntos esenciales a tener en cuenta,  como ser constantes en el cambio para que todo empiece a dar un vuelco positivo en nuestro día a día:






1. La multitarea

Puede parecer que hacer un par de cosas a la vez es mucho más inteligente, pero la verdad es que terminaras haciendo todo mal o tus trabajos tendrán poca calidad. Existe un límite en lo que nuestro cerebro puede manejar a la vez y la multitarea sólo te hacer ser ineficiente y además solo conseguirás estresarte
La solución: Haz solo una cosa a la vez, fácil ¿no? Esto calmara tu mente, te permitirá concentrarte y podrás hacer mejor tu trabajo además de disfrutar del proceso. Una vez que termines esa tarea, mira la lista y pasa a la siguiente.

2. Gastar tu tiempo más productivo en tareas que no son importantes

¿Sientes que en la mañana tienes más energía? Entonces estás desperdiciando toda esa energía si te la pasas revisando el Facebook, o bajando aquella canción para tu ipod o llamando a un amigo para charlar antes del almuerzo.
La solución: Haz cada noche una lista de tareas pendientes para el día siguiente, no más de dos o tres tareas que sean muy importantes. Aprende a apreciar en qué momento del día te sientes más productivo (en la mañana, a media tarde o en cualquier hora del día), a continuación programa esas actividades para realizarlas a esas horas. Una vez que hayas limpiado tu lista de tareas pendientes para ese día, ponte a realizar otras tareas que no eran tan esenciales.

3. Trabajar en un escritorio desordenado

A pesar de que tú digas: “¡Pero yo sé exactamente dónde está todo!” Yo no me lo creo. Desorden físico es igual a desorden mental y esto no es bueno ya que te impide concentrarte y no podrás completar lo que tienes que hacer.
La solución: Toma dos horas y haz tres pilas de papeles clasificadas en: ‘para tirar’, ‘pendientes’ y ‘realizar ahora’. Entonces, ¿Adivina qué? Tira la primera pila de papeles a la basura. Coloca la pila de ‘pendientes’ en una carpeta dentro del escritorio. Por último, comienza a trabajar con la pila de ‘realizar ahora’ o muévela a tu lista de tareas pendientes.

4. Empezar y parar y empezar de nuevo

La inconsistencia es el enemigo de la productividad. Y es frustrante tener una tarea o un proyecto que tome más tiempo de lo debido.
La solución: No hace falta que seas la persona más inteligente o la más talentosa pero sí debes ser persistente. Toma acción y se constante incluso aunque sientas que no estás llegando a ningún lado día tras día. Tú verás los resultados con el tiempo. (Piensa en la siguiente cita de Thomas Edison: “Yo no he fracasado. Solo he encontrado 10.000 formas en que esto no funciona.”).

Continuar en artículo original




No hay comentarios:

Cargando...