14 marzo 2011

CONSEJOS UTILES PARA AHORRAR COMBUSTIBLE

Con todo esto del límite de velocidad en las autovias a 110km/hora, hay mucha controversia.
Mas alla de que si realmente ahorra combustible o no, paso a enumerar una serie de consejos REALMENTE útiles para ahorrar combustible, extraído un buen artículo de http://www.libertadigital.com/, por Fernando Díaz Villanueva, que son los siguientes:



Siete sencillos consejos a coste cero que se terminan notando en el bolsillo. No conduzca más lento, hágalo más inteligente

1.- Evite acelerones y frenazos




La segunda Ley de Newton tiene mucho que ver con el mundo del automóvil. La fuerza con la que un coche se mueve es igual a la masa por la aceleración. Si reducimos cualquiera de las dos segundas hará falta menos de la primera y, como consecuencia, una cantidad de combustible menor. Si evitamos acelerar de golpe el coche se moverá más lentamente, pero gastará bastante menos, hasta un 20% menos.



Lo mismo puede decirse de los frenazos. Cada vez que echamos el pie sobre el pedal estamos desperdiciando energía que, momentos antes, hemos generado con gasolina. Éste el es principio sobre el que se construyen algunos vehículos híbridos que recuperan energía en la frenada. Y el ahorro de gasolina no es la única ventaja. Si huimos de los acelerones y los frenazos gastaremos menos pastillas de freno y el motor durará más tiempo. Todo ventajas y casi ningún inconveniente.



2.- Apague el motor en los atascos



Contra la creencia popular, un motor en punto muerto gasta gasolina. Permanecer parado gastando gasolina es de las cosas más estúpidas que podemos hacer a bordo de un automóvil. Si la parada es breve no compensa apagar el motor porque al arrancarlo se produce un pico de consumo. Pero si ésta es larga compensa de sobra. Y por larga ha de entenderse más de un minuto en un atasco de tráfico o parados esperando a alguien.



Las kilométricas retenciones a la entrada de las grandes ciudades son un desfile de coches parados gastando gasolina, un absurdo que sólo explica el desconocimiento por parte de los conductores de algo tan elemental como que, insistimos, un motor en punto muerto gasta gasolina.



3.- Compare precios



En España el precio final de la gasolina lo ponen las gasolineras no el Gobierno. Aunque, por lo general, la horquilla de precios no es muy amplia hay diferencias entre unas y otras. Como es imposible mantenerse al día de la "cotización" de la gasolina en las más de 7.000 estaciones de servicio españolas, Internet echa una mano a los automovilistas.



Hay muchas páginas web que dan información actualizada del precio de la gasolina en cada una de ellas. Así, gracias a páginas como ésta, descubrimos que en la gasolinera Repsol que hay a la salida de Jaca el litro de 95 cuesta hoy 1,317 euros mientras que, unos kilómetros más arriba en dirección a Francia, en la Cepsa de Canfranc ese mismo litro cuesta 1,303. No es mucha diferencia, pero a la larga se nota.



Un último consejo. Si no tiene Internet a mano, los profesionales del transporte que se pasan el día en la calle o en la carretera se saben los precios de memoria. Allá donde haya taxis, camiones o furgonetas repostando es que la gasolina es algo más barata.



4.- Retire los accesorios y controle el peso



A no ser que sea estrictamente necesario retire los accesorios exteriores del coche. Las bacas, los baúles, los portaesquis o los portabicicletas disparan el consumo. Y esta vez no es tanto por la segunda Ley de Newton como por el coeficiente aerodinámico. Una baca cargada de equipaje sobre el techo ofrece resistencia al viento, resistencia que habremos de vencer gastando más gasolina para mantener idéntica velocidad.



Respecto al peso sí que tenemos que volver al padre de la física. Cuanto más aumente la masa del vehículo más combustible necesitará el motor para imprimirle la fuerza necesaria para moverse. No cargue más equipaje que el que vaya a usar y evite convertir su coche en una improvisada furgoneta. Su bolsillo lo agradecerá.



5.- Abra las ventanas en ciudad y ponga el aire en carretera



Los veranos en España son calurosos y un viaje sin aire acondicionado puede convertirse en un suplicio. Los compresores de aire acondicionado gastan gasolina, pero la otra opción, es decir, abrir las ventanas, es peor. Por un lado, el aire caliente que entra por la ventana no refresca precisamente, por otro, a partir de cierta velocidad una ventana abierta consume más que el aire acondicionado encendido.



En ciudad la cosa cambia. Cuando estamos parados o circulando a poca velocidad es el aire acondicionado el que supera en consumo a la ventana abierta. Téngalo en cuenta y mire si le compensa pagar por estar fresquito.



6.- Vigile la presión de las ruedas



Los neumáticos tienen una presión idónea que no debe ni sobrepasarse ni quedarse corta. Esa presión está impresa sobre el neumático y, si se quiere optimizar el rendimiento del vehículo, hay que vigilar que sea la correcta. Una presión baja hará que la superficie de rodadura y, por lo tanto, de rozamiento sea mayor traduciéndose esto en un mayor esfuerzo que tiene que realizar el motor y, como corolario, un mayor consumo de gasolina. Una presión alta no afectará al consumo, pero sí a la duración de los neumáticos, que no son precisamente baratos.



7.- No se revolucione



El cuentarrevoluciones de su coche no está ahí de adorno, le ofrece una información valiosísima. Nos indica cuántas veces gira el motor en un minuto. Como los motores de explosión giran quemando una mezcla de combustible y aire, cuanto más vueltas den, más de los dos ingredientes consumen. En España la mayor parte de los coches son de cambio manual, lo cual es una ventaja porque permite al conductor seleccionar el régimen de giro que quiere imprimir al motor.



Lo ideal para cambiar de marcha es hacerlo a unas 2.000-2.500 revoluciones en los motores de gasolina y a unas 1.500-2.000 en los de gasóleo. Si evitamos que el motor gire más de la cuenta el ahorro de combustible será inmediato. Y todo por una cuestión muy simple: entrará menos gasolina en el cilindro y el depósito nos durará más tiempo. Un consejo este último realmente útil que debería ser el primero que aplique si lo que desea es ahorrar gasolina.

Todo esto, claro esta depende del modelo y año de su vehículo, cada uno tendrá en cuenta las particularidades de su propio coche, pero en general son puntos clave que funcionan con todos.
 

No hay comentarios:

Cargando...